Reforestación

El Santuario de Lapas creó una reserva forestal con árboles nativos de Costa Rica –en su mayoría– para ofrecerle a los animales silvestres todos los beneficios que éstos generan.

Desde el año 2000, los árboles sembrados brindan alimento, agua y descanso a cientos de lapas, loras, osos perezosos, iguanas y congos, tanto residentes como visitantes. Muchas aves migratorias también encuentran temporalmente un oasis para llenarse de energía y continuar su jornada continental. La vegetación del Santuario, donde abundan almendros de playa, jobos, guasimos, senizaros, también provee un hogar permanente a muchos animales de la zona que encuentran refugio y protección en él.